Publicidad subliminal, arte contemporáneo y la desmitificación de la pureza del blanco